Archive for 27 mayo 2010

Cuidados para la piel Masculina

27 mayo, 2010

La piel del hombre también necesita cuidados especiales para mantenerse limpia y sana, sobre todo durante los meses de invierno y verano cuando nuestra piel está sometida a mayor estrés ambiental y es más vulnerable a los elementos. Aquí te presentamos algunos tips que son fáciles de seguir, no consumirán mucho de tu tiempo y te ayudarán a evitar esa sensación de brillo, resequedad o tirantez en tu piel. 

Limpia tu piel los 365 días. Según estudios, la piel de los hombres es 15% más grasosa que la de las mujeres, con poros más dilatados, lo que la hace propensa a acumular mayor suciedad. Así que no importa cuál creas que sea tu tipo de piel, lava tu rostro diariamente; no olvides incluir el cuello que suele acumular suciedad y puntitos negros por el crecimiento del vello. Una buena limpieza es especialmente benéfica durante los meses calurosos cuando tu piel se muestra más grasosa y brillante debido al sudor. Utiliza un limpiador facial adecuado, algunos pads de algodón, enjuaga con agua y ¡listo! Te ayudará a disminuir el brillo y a controlar las zonas oleosas durante el día. 

Evita los jabones con aroma. Sabemos que a veces es mucho más práctico limpiar tu rostro con el mismo jabón de todo el cuerpo, pero estos jabones suelen contener ingredientes un poco más agresivos que dejan una delgada película en tu piel, resecándola. Utiliza un shampoo facial especial para piel masculina, que además suelen tener ingredientes para suavizar los vellitos y evitar que se entierren por la acción del rasurado. Separar los productos de cuerpo y rostro de ayudará además a evitar que los brotes y barritos de tu rostro se contagien a otras partes del cuerpo y viceversa. 

Exfolia, pero suavemente. Ayuda a tu piel a deshacerse de las células muertas, sobre todo en las zonas que tu rasuradora nunca toca como tu nariz, pómulos y frente. La piel del hombre es un poco más gruesa y resistente que la de las mujeres, pero trata de no utilizar productos con ingredientes agresivos o muy duros como las semillas ya que estos elementos pueden hacer crecer el diámetro de los poros o maltratar tu piel y provocar mayor secreción sebácea. Exfolia suavemente tu piel, como máximo una vez por semana para permitir que se regenere naturalmente. 

Humecta diariamente. Si se encuentra deshidratada, tu piel genera aceite para lubricarse de forma natural. Ayúdala a controlar el exceso de grasa utilizando una crema hidratante libre de aceite todos los días. Si utilizas la crema adecuada, en poco tiempo verás que tu piel se sentirá más fresca y matificada. Puedes optar por cremas con otros ingredientes activos como vitamina E, vitamina C, granada u otros compuestos que te ayuden además a combatir el envejecimiento. 

Mantén tu piel tonificada. Conforme envejecemos nuestra piel pierde elasticidad, por lo que las lociones tonificantes con ácido salicílico, glicólico o alfa-hidroxiácidos pueden ayudarte a mantener tu piel. Existen algunos productos limpiadores que contienen ingredientes para realizar una acción tonificante al mismo tiempo que limpiamos, lo que las hace muy prácticas y convenientes. 

Rasurado Inteligente. Trata de cambiar tus navajas frecuentemente, mantén tu piel lubricada y rasura en el sentido de crecimiento del vello para evitar que se entierren. Sé gentil, moja tu rostro con agua tibia, aplica crema para rasurar y espera un par de minutos para comenzar. Tómate tu tiempo, pues las prisas pueden provocar cortaduras e irritaciones. Finalmente enjuaga con agua fría. Si utilizas una rasuradora eléctrica considera utilizar una loción para antes del rasurado para hacer que los vellos se pongan más rígidos, haciendo más fácil el trabajo. 

Cuidado de labios. Los hombres también tienen que cuidar sus labios. Utiliza un bálsamo especial para mantenerlos protegidos del clima y el sol con SPF de por lo menos 15. Existen productos sin aroma y con textura mate, especiales para caballero. 

Mantente fuera de los rayos solares. Esto es algo indispensable para conservar tu piel, evita exponerte al sol sobre todo durante el verano y en los horarios con mayor intensidad (12 a 4 pm). La sobre-exposición a los rayos solares puede causar diversas enfermedades graves en tu piel, incluso cáncer, por lo que es recomendable evitar asolearte demasiado y siempre utilizar pantalla solar de por  lo menos 15 SPF. Existen pantallas específicas para rostro que son libres de grasa y muy ligeras, por lo que no se sentirá esa sensación sofocante en tu piel, pero permanecerás protegido. 

Protege y cuida tu piel de forma inteligente para que mantengas una apariencia joven y saludable por mucho más tiempo.

Compartir Artículo:


¿Cómo cuidar tu piel en vacaciones?

14 mayo, 2010

 La temperatura es cálida, el sol brilla de nuevo y lo mejor… ¡las vacaciones de Semana Santa están a la vuelta de la esquina! todo está planeado y sólo nos queda esperar para disfrutar de unos días de tranquilidad sin las presiones de nuestra rutina diaria. Ya sea que te quedes descansando o salgas a disfrutar del mar, la playa y el sol es muy importante que apapaches tu piel para que todos esos meses invertidos en su cuidado no hayan sido en vano.

El sol, el calor, la humedad y el cloro pueden hacer estragos en tu piel. Durante las vacaciones estamos mucho más expuestos a los rayos del sol, por lo que la probabilidad de desarrollar arrugas, manchas solares – o aún peor, cáncer de piel – es mucho mayor. Con el calor y la humedad tu piel se hace más susceptible a los brotes, irritaciones y a acumular impurezas que bloquean tus poros; por otro lado el cloro reseca tu piel y tu cabello. Sigue estas tácticas para mantener tu piel al 100 aún en vacaciones.

No olvides la crema hidratante: Sabemos que tu piel puede lucir menos reseca durante estos días, pero por favor no dejes de humectarla. En vez de utilizar productos pesados o muy nutritivos (como los que utilizabas en invierno) cambia a las emulsiones que son más ligeras. Para tus ojos reemplaza tu crema por un suero nutritivo.

Refuerza la protección solar: Escoge productos con protección de espectro amplio. Este tipo de productos, también conocidos como pantallas solares, bloquean los rayos ultravioleta tipo A (UVA) y tipo B (UVB) con un mínimo de factor de protección solar (SPF) de 15; a diferencia de los filtros solares que solo ofrecen protección para un tipo de rayos. Siempre aplica tu pantalla antes de salir, reaplica cada dos horas y después de nadar; que no te engañen las nubes, protege tu piel diariamente incluso en los días nublados. Si no te gusta la sensación grasosa en tu rostro, pregunta a tu especialista por pantallas libres de aceite específicas para rostro. Finalmente, es muy importante recalcar que la pantalla solar no hidrata tu piel, siempre debes utilizar además una crema humectante antes de tu pantalla solar.

Bálsamo para labios: Todo tu cuerpo necesita cuidarse, incluso tus labios se ven afectados por el sol y el clima, así que asegúrate de llevar contigo un protector de labios con SPF de al menos 15 unidades para evitar que tus labios se resequen o se partan.

Cambia tu maquillaje: Reemplaza tu base líquida por polvo mineral más ligero, de preferencia con protección solar, no apliques blush y en vez de eso anímate a lucir un look más natural con toques de polvo broceador. Utiliza rímel a prueba de agua para lucir tus ojos en la piscina y cambia tu lipstick por un tono sutil de gloss.

Utiliza ropa protectora: No se trata de taparse de pies a cabeza, pero trata de utilizar blusas de manga larga, sombreros anchos y lentes de sol para protegerte por lo menos cuando el sol se encuentre con mayor intensidad durante el día. Puedes utilizar ropa especial con factor de protección solar.

El bronceado ideal: Minimiza el riesgo de sufrir manchas, arrugas  o cáncer en la piel evitando los baños de sol. Si quieres lucir un tono canela siempre existe la opción del bronceado sin sol, ya sea autobronceador, bronceador en spray o airbrush, que además son rápidos de aplicar.

Exfolia tu piel regularmente: El sol, arena, sudor y los protectores solares hacen que se acumule gran cantidad de células muertas en tu rostro y cuerpo. Utiliza un exfoliante suave para ayudar a tu piel a renovarse por lo menos una vez por semana, como bonus la exfoliación te ayudará a mantener un bronceado más parejo y duradero si la realizas antes de tu aplicación de loción autobronceadora.

Evita brotes de rosácea: Este es una condición bastante común, sobre todo en mujeres de piel blanca que provoca inchazón, enrojecimiento y pequeños brotes o póstulas regularmente en el rostro, creando hipersensibilidad en la piel. Si eres propensa a la rosácea trata de mantenerte siempre fresca con el aire acondicionado, utiliza ropa holgada y regula tu temperatura tomando agua fría. Puedes utilizar también body mists (spray con aroma) para refescarte y relajarte con los deliciosos aromas.

Practica el rasurado inteligente: Utilizar shorts, vestidos cortos y blusas sin mangas es muy común en esta temporada, lo que significa sesiones de rasurado más frecuentes que pueden irritar y dañar tu piel. Para minimizar los daños reemplaza tu navaja de rasurar frecuentemente y trata siempre de rasurarte después de pasar algunos minutos en la ducha (cuando los vellos están un poco más suaves), utiliza crema/gel para rasurar humectante, enjuaga con agua abundante y aplica una crema humectante inmediatamente después.

Al llegar a casa: Después de tus vacaciones o de un día en la playa, ayuda a que tu piel se recupere rápidamente del daño ambiental tomando un baño para eliminar todos los contaminantes acumulados. Utiliza un jabón a base de leche humectante para tu cuerpo y realiza una limpieza facial hidratante para tu rostro.

Comienza limpiando tu piel con un shampoo facial para remover todas las impurezas, si estás un poco irritada por la exposición al sol verifica que los productos no tengan componentes químicos agresivos y que de preferencia estén indicados para piel sensible. Sigue con una exfoliación suave para eliminar las células muertas y limpiar a profundidad (sólo si no tienes la piel irritada). Posteriormente puedes aplicar una ampolleta regenerante seguida de una mascarilla hidratante para nutrir y refrescar tu piel; después de unas vacaciones en la playa la vitamina C y las mascarillas de colágeno son muy recomendables por sus propiedades nutritivas, hidratantes y anti radicales libres. Finalmente aplica una crema hidratante con pantalla solar para protegerte y ¡Listo!

Siguiendo estas simples estrategias para cuidar tu piel durante las vacaciones podrás lucir hermosa y radiante en todo momento.

Cuidados básicos para una piel sana

14 mayo, 2010

Cuidados Faciales

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, es una envoltura muy resistente, compleja y viva que resguarda y protege los delicados tejidos interiores de todo el cuerpo, requiere de muchos cuidados para verse siempre saludable y hermosa. Ningún maquillaje, por bueno que sea, puede reemplazar la apariencia de una piel natural y radiante.  

A continuación te presentamos los pasos básicos para mantener una piel sana, sin importar tu edad: 

Limpieza y tonificación: Cada mañana y antes de acostarte limpia tu piel con una crema, gel o shampoo especifico para tu rostro, dando un suave masaje en forma circular para remover la contaminación y las impurezas acumuladas, después aplica una loción tonificante dando suaves palmaditas con tus dedos. Recuerda que es muy importante que siempre te desmaquilles para que dejes a tu piel descansar. 

Hidratación y Protección: La exposición a los elementos en nuestra rutina diaria, por mínima que sea, acelera el envejecimiento cutáneo y provoca la aparición de líneas y arrugas, por eso es necesario proteger nuestra piel del viento, contaminación y rayos solares. Aplica diariamente una crema hidratante y pantalla solar con un factor de protección solar (FPS) de por lo menos 15 unidades. Nunca salgas sin protección solar. Puedes utilizar además una crema especial para el contorno de tus ojos. 

Cuidados especiales: Dependiendo de tus necesidades específicas, puedes aplicar un tratamiento intensivo, puede ser una crema nutritiva con vitaminas, AHA’s o diferentes activos para ayudar a tu piel a recuperarse. Es recomendable aplicarlo por las noches después de tu limpieza. 

Por lo menos una vez al mes realiza una limpieza profunda en tu rostro. Es muy importante consultar con un especialista que te recomiende productos específicos para tus necesidades y tu tipo de piel, ya sea que lo apliques en casa o que decidas acudir con un profesional para realizar el tratamiento, siempre es mejor darle a tu piel lo que realmente necesita. 

Buenos hábitos: Para tener una piel bonita y luminosa, lo mejor es tener una alimentación balanceada, hacer actividad física y dormir bien. También hay que evitar los enemigos de la piel: el alcohol, tabaco y el sol. 

Siguiendo estos sencillos cuidados regularmente puedes retrasar la aparición de arrugas, mantener un tono uniforme en tu piel y sobre todo puedes mantener un rostrol de aspecto saludable y hermoso siempre.

Compartir Artículo: